Desideratas: tu biblioteca te compra el libro que quieras

Síguenos

British Library

Si sois lectores de libros, sabréis que muchas veces nos dejamos un buen dinero en lecturas y que, aunque tiremos de bibliotecas, siempre hay libros que allí faltan y que te tienes que comprar si los quieres leer. Pero… ¿seguro que hay que comprarlo? ¿No estaría bien que tú eligieses lo que hay en el fondo de catálogo? Pues quizás no lo sepas, pero puedes hacerlo.

Las desideratas son un servicio poco usado y muy desconocido y, sin embargo, pueden ser uno de los mejores aliados de aquellos a quienes os gustan los libros, pero no tenéis suficiente dinero como para compraros todos los que queréis. Como hay que elegir, las desideratas pueden permitir que tengáis gratis en vuestra biblioteca más cercana el libro que queréis.

El proceso es muy sencillo y vale para casi todas las bibliotecas del mundo. Bien a través de la página web o bien rellenando un papel que se encuentra en la sala de préstamo, podremos sugerir a la dirección de dicha biblioteca una obra para que la incorpore a su fondo de préstamo. Basta con indicar el nombre de la obra y del autor. Si es posible, también se nos pedirán datos como la editorial o el formato. Nada que no se pueda solucioanr con una rápida consulta en cualquier librería o en internet.

Tras ello, tu libro entrará en el proceso de selección. Cada año, las distintas secciones de cada biblioteca cuentan con un presupuesto para sugerencias de los lectores, que muchas veces no se cubre precisamente porque el sistema de desideratas apenas se conoce. Por ello mismo, es más fácil participar como selector de libros.

Así que, una o varias veces al año puedes ver cumplido tu deseo. Obviamente, no todo lo que pidas se incorporará al catálogo editorial y, por supuesto, para hacer uso de ellas es imprescindible tener carnet de lector (algo que, por otra parte, en muchos lugares es gratis o casi). Pero es una lástima que no utilicemos más un servicio que puede permitirnos el acceso a esas obras que siempre hemos querido leer. Que el precio no sea impedimento: si tú no puedes, tu biblioteca sí. Es más, está deseando saber qué quieren leer sus usuarios.

Foto | Flickr de SteveCadman
En Ahorro Diario | Cómo ahorrar en lectura

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario