Cómo realizar un cambio de operador en ADSL y no morir en el intento

Sigue a

operadoras ADSL


Todos sabemos las distintas ofertas de acceso a la red y conexiones ADSL que nos ofrece el mercado. Esta variedad es buena, genera competencia pero no es viable hacer una portabilidad bajo ningún concepto.

Para realizar una portabilidad, tenemos que diferenciar dos productos distintos que tenemos contratados:

  • Por un lado, la línea telefónica, suministrada por alguna compañía que realmente pueda suministrarla. Por ejemplo, Telefónica, Ono, Jazztel…
  • Por otro lado, el bucle de abonado, que es la instalación física que llega hasta nuestro hogar. Este bucle en un principio pertenece a una determinada compañia, y bien es alquilado entre las propias compañías o bien es desagregado, cambiando la propiedad del mismo de unas compañías a otras.

Realizar una portabilidad de una línea de ADSL implica que el bucle que está en una compañía deje de funcionar y pase a la que queremos llevar nuestra ADSL. En la práctica esto implica, solicitar al portabilidad de nuestra instalación con la compañía A a la compañía B.

La companía B, va a solicitar que el bucle de nuestro domicilio se desagregue o su alquiler, da igual, va a realizar alguna de estas operaciones. En el momento que nuestra compañía A tiene constancia de dicha solicitud, automáticamente nos corta el servicio de ADSL. Y no le pasa la posibilidad de llevar la cabo la nueva instalación a la compañía B hasta que transcurren 15 días naturales, como mínimo.

Obviamente, ahí estamos un periodo que nadie nos puede dar servicio. La compañía A que era la inicial no, puesto que el bucle dice que ya no es suyo, y la compañía B, tampoco puede hasta el día establecido para llevar a cabo dicha portabilidad.

Para más inri, puede ocurrir que si hemos solicitado también la portabilidad de la línea telefónica, ambas fechas no coincidan, y tengamos en la práctica una carencia de servicio de casi un mes. Hay casos que han llegado a estar tres meses sin servicio.

La ley vigente ampara a las compañías en estos plazos, pero el usuario se puede encontrar sin servicio y sin que nadie pueda contratar en esa línea. Sólo existe una forma de realizar estos cambios de una manera que no se pierda el servicio:

Contratar directamente la nueva ADSL sin solicitar ni portabilidad ni baja con la empresa inicial. Una vez tengamos la nueva ADSL, nos dirigimos a la empresa antigua y solicitamos la baja del servicio de ADSL.

Si queremos realizar la portabilidad de línea, la solicitamos una vez tengamos asignada la nueva conexión, y así evitaremos perder tiempo, dinero por facturas solapadas en este periodo, y muchos dolores de cabeza.

Este país se preocupa mucho de las descargas P2P, de lo mala que es internet para todo y todo aquello que perjudique a los intereses de unos pocos, pero en telecomunicaciones, los usuarios somos siempre los principales perjudicados.

En Ahorro Diario | Comparativa de precios de conexiones ADSL

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios